Estar bien Ibero

Toma de decisiones

 

La toma de decisiones es un proceso que aparece inevitablemente en cualquier contexto de la vida cotidiana, ya sea a nivel profesional, sentimental, familiar, etc.

La toma de decisiones es un arte que requiere aprendizaje, experiencia y muchos tropiezos a lo largo de nuestra vida, ya que nadie nace sabiendo ejercer su libertad sino que  aprende a ser libre en base a las decisiones que uno va tomando asumiendo y experimentando las consecuencias y haciéndose responsable o no, de las mismas.

La toma de decisiones nos define y nos proyecta al futuro: somos lo que decidimos ser .

En cualquier momento de decisión, lo mejor es hacer lo correcto, luego lo incorrecto y lo peor es no hacer nada
Theodore Roosevelt(1858-1919)

Tomar y llevar a cabo una decisión de forma pertinente frente a distintas opciones, depende de un amplio trabajo de reflexión que permita tener mayor claridad de lo que queremos para nosotros mismos.

Las principales razones por las que a veces nos vemos impedidos a tomar decisiones suelen ser:

  • La incertidumbre inherente a todo  proceso de elección.  A veces tomar una decisión implica una posibilidad de cambio que puede vivirse como una amenaza a perder la comodidad de lo que nos resulta familiar.
  • La pérdida o renuncia que conlleva cualquier decisión: Si lo que se elige está de acuerdo con nuestros intereses, con nuestros valores; y sobre todo con nuestro deseo será más fácil renunciar a ello, pero, cuando la pérdida de lo que dejamos atrás es importante, nos podemos aferrar indefinidamente al proceso de toma de decisiones intentando inútilmente conjugar lo incompatible.
  • El riesgo a equivocarnos: Lo cual se debe a la dificultad que tenemos para aceptar las limitaciones que tenemos como humanos y la creencia imaginaria e ilusoria de la perfección.

La toma de decisiones  en muchas ocasiones, involucra no solo nuestro deseo sino se ve influida por los de otros y ello a veces puede confundirnos.

Sin embargo, una buena decisión no siempre satisface a otros, las buenas decisiones son aquellas que logran al final que te sientas satisfecho y no inconforme, culpable o molesto por aquello que decidiste..

Habrá que pensar que en la medida en la que logremos romper estas barreras podremos ir acercándonos más a nuestra propia esencia y a conseguir ser y actuar de acuerdo a nuestro propio yo.

Es un hecho que cuesta trabajo aprender a vivir afrontando los riesgos que conlleva vivir con plenitud y responsabilidad pero depende del trabajo que pueda hacer  cada uno de nosotros para poder conseguirlo.

 

Jacqueline Singer

Psiconalista de adolescentes y adultos

jackynsinger@gmail.com

¡Si te gustó el artículo, escríbele a la autora!

Encuéntranos también en:

facebook twitter
Contáctanos